Buscar este blog

Cargando...

Acerca de mí

Naci en Buenos Aires Argentina, tengo 3 hermanos 2 mayores y 1 menor mi nombre empiesa con R y mi apellido con P y tengo entre 10 y 20

sábado, 2 de julio de 2011

A Emma Watson le gustan los chicos malos

 (Por: Iván Pasillas).- El amor juvenil: tan mágico, tan lleno de hechiceros y brujas; de Petrificus Totalus, Confundus y hasta Avada Kedavras…

Así lo vivieron los protagonistas de una de las sagas fílmicas más importantes y lucrativas de la primera década del siglo XXI, que -ante la congoja de los muchos muggles de hueso colorado allá afuera- llega a su fin este próximo 15 de julio con la intensa segunda parte de `Harry Potter y las Reliquias de la Muerte´.

Diez años y ocho películas después desde aquella primera vez que vimos a una greñuda y sabihonda Hermione cobrar vida en la pantalla grande, su intérprete, la ahora muy desarrolladita Emma Watson, se confiesa con nostalgia sobre su primer enamoramiento entre magos y villanos…

Emma Watson y Tom Felton
En una entrevista para la publicación Seventeen, la actriz de 21 años reveló haber sido flechada por una de sus coestrellas, pero contrario a lo que la justicia poética comúnmente dicta, a Watson no le temblaban las piernitas ni por el atormentado héroe de la historia, Harry Potter (Daniel Radcliffe), ni por el fiel pero torpe compinche Ron (Rupert Grint). Demostrando una vez más la teoría de que todas las mujeres tienen una debilidad por los chicos malos, la estrella admitió:

“Durante las dos primeras películas, tuve un gran enamoramiento con Tom Felton. Él fue mi primer amor”. Para Felton, quien interpreta al soberbio villano de cabellera platinada, Draco Malfoy, esto no es ningún secreto, pues la actriz declaró: “Él lo sabe. Lo hablamos y aún nos reímos de ello. Somos muy buenos amigos ahora, así que está bien.”

Aunque sigo creyendo que un enamoramiento con Dumbledore hubiera hecho de esta nota algo más jugoso, definitivamente la gerontofilia no es lo de Emma Watson y sus gustos se limitan a un rango de edad más afín al suyo. Eso sí, más les vale no hacerse los románticos ni tomarse su tiempo en el proceso del cortejo, pues Watson lo prefiere directo y sin vueltas. “Soy terrible para hacerme rogar. Soy demasiado impaciente, es uno de mis peores defectos.”, confesó.

Y entonces, ¿en qué consisten sus tácticas de "levante"? “Básicamente le digo al chico: `Me gustas, hay que salir´, pero mis amigos me dicen, `¡No puedes hacer eso! Tienes que hacerte la difícil´. Y yo les digo, `¡No, no lo haré! Solamente quiero tener la cita.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario